[Article 52]DOMINGO

descarga (31) images (8)

“…Quedaron deslumbrados contemplando cómo el sol, al filtrarse a través de las copas de los arrayanes, coloreaba sus troncos en una escala gradual del amarillo al rojo que variaba caprichosamente. Creían que estaban encantados, ora eran fuego, otrora eran de oro; y para cerciorarse, tocaban con sus deditos sus cortezas y quedaron pasmados al comprobar que eran reales. Nunca soñaron que pudiesen existir árboles de esas tonalidades y con una piel tan suave al tacto. Parecían poseer vida propia… Cuando llegaron a un claro, hicieron un alto. Ariel y Cristóbal se acomodaron en uno de esos misteriosos troncos con matices de azafrán, canela y ámbar. Ariel empezó a hablar. Iluminado por una llama invisible, su ser desprendía luz, sus cabellos ensortijados emitían destellos dorados, y alrededor de sus pupilas brillaba un halo verde esmeralda. Continuó Cristóbal también encendido por un fuego interior, todo su cuerpo irradiaba paz, armonía, calidez. Ambos comentaban la resurrección. Los niños, escuchando extasiados sus palabras, veían a Jesús elevarse ante sus ojos, y lo sentían en sus corazones… y veían cómo de todas partes regresaban a su tierra sus hijos e hijas esparcidos por el mundo, y esta miraba y palpitaba, palpitaba y se ensanchaba, florecía como un lirio, y extendía sus raíces como un álamo, y alargaba sus ramas como un ombú; y todos volvían a habitar bajo su sombra, creciendo como el trigo, pujando como la vid… y volvían a ser una familia unida y feliz… y reinaba la solidaridad, la justicia, la caridad, el amor y abundaban las obras … y ya no había más prisioneros ni cautivos…”

descarga (7) 20101026123536-jesuschildren

(Fragmentos de El Libro “Y Extranjero Tu Fuiste en La Tierra de Egipto”)