[Article 78]EL SARMIENTO

racimos-de-uvas
19redes+cristianas+vid+sarmientos
“Por nacer en espino la rosa yo no siento que pierda; ni el buen vino por nacer en sarmiento…”
( Rabi Sem Tob)
images (43)
viedos-de-mendoza-7cc5a79c-8a12-42c2-a06e-3f55c83e30a8

“…Salieron a caminar por una alameda bordeada de lirios blancos y de rosas encarnadas. Iban charlando animadamente, sus voces se entremezclaban con el rumor fresco y continuo de las acequias. Después de mucho andar, llegaron a una glorieta. Tras un breve descanso retomaron la marcha, y empezaron a adentrarse en caminos cada vez más inciertos. Ya estaban en pleno campo. Se detuvieron, y permanecieron contemplando cómo una tenue brisa jugueteaba entre los sarmientos haciendo temblar sus hojas.
-¡Muy pronto nuestra Viña en flor esparcirá su aroma! –exclamó Ariel, y respiró hondo, como queriéndose embriagar con ese perfume imaginario.
-Sí, y demos gracias al Señor porque nos ha bendecido con una Viña espléndida –dijo Cristóbal satisfecho.
-Y muy variada. Tenemos de todo, uvas, pámpanos y agraz, ¡pero todos de buena cepa!
-Y en una tierra milagrosa..

7paso-mar-rojo600

images (17)
descarga (5)
images (18) images (20)
images (11)
images(8)
-

“…-Sabes –le dijo soñador-, esta región de desiertos y oasis es de una belleza peculiar y agreste, llena de contrastes… Es tierra de torrentes y de fuentes de aguas profundas que brotan en los valles y los montes, tierra de trigo y de cebada, de viñas, de higueras, de granados, tierra de olivos, de aceite y de miel…
-Tierra cuyas piedras son de hierro y de cuyas montañas sale bronce –completó su amigo-, pero también es tierra de volcanes y de grandes terremotos y catástrofes, no lo olvides…
-Sí, tienes razón –reconoció sombrío Ariel-; sin embargo hace varios siglos le predijeron que si acudía “gente de afuera”, esta tierra sería una de las más ricas de las Indias. Y la gente de afuera no solamente no ha llegado sino que se han ido marchando casi todos sus hijos… Y ha sido castigada, asolada, arrasada… ¡ha sufrido mucho! Los cervatillos se han encariñado e identificado tanto con esta tierra maltratada, que se sienten tristes cada vez que tenemos que abandonarla…
Y se quedaron callados, pensado en los que llamaban cariñosamente “sus cervatillos”, aunque más justo sería decir que ellos mismos decidieron llamarse así…”

Fragmentos de el Libro “Y Extranjero Tu fuiste en la Tierra de Egipto”)y-estranjero-tu-fuiste-en-la-tierra-de-egipto2