[Article 80]EL VIENTO DEL SUR

9787114

1016256_155870164599841_192915820_n

“…Caminaba lentamente por el paseo marítimo intentando disimular su impaciencia, pero no le era nada fácil. Esta cita que primero fue costumbre, después necesidad, se había convertido en motivo de inquietud. No precisaba ser adivina para darse cuenta que algo había cambiado entre ellos…”

images (19)

“!…la escritura es liberación, un camino después del cual jamás volverás a ser la misma. Tienes que dar libertad a tus personajes, pero cuida que no roben la tuya, tu libertad de escritor no la puedes perder nunca”…

condorand-luna

a

“…Y le sigue hablando de los cervatillos, del dulce Ariel, del fiel Ulises, de la Galatea, de los araucanos, del plenilunio, del sol de medianoche, de Tierra de Fuego, del Sur… y con voz temblorosa termina diciendo:
-¿Te das cuenta por qué debes de recordar? Vuela, vuelve sobre la luz, no temas cruzar el mar. Si no lo haces dejarás morir la esperanza. Pero si lo haces serás libre, y podrás por fin volar ¡Debes hacerlo!, por ellos, por ti… pero también por nosotros!…”

 

images (17)

“…-Estarás sola ante tu creación como todos los artistas. Yo nada tendré que ver con ella, sólo tú serás responsable de tus palabras. Además es tu mundo el que tienes que plasmar, no el mío. Es de la cantera de tus vivencias y experiencias personales de las que tienes que tomar el material, no de las mías. Y tu época y mi época no son las mismas… búscalos, búscate… búscame…
-¿Y tú dónde estarás?
-Donde siempre estuve, en mis libros. Ellos te hablarán de y por mí. No en todos, tú ya sabes en cuales. Búscame en ellos, pero nunca olvides que más de un siglo nos separa… y que tienes otras posibilidades… Bueno, debo marcharme.,,”

images (12)

OLEAJE PROVOCA CIERRE DE PUENTES EN DONOSTIA Y ANEGA LOCALES EN VARIAS ZONAS

images (13)

“…Y como si sus palabras hubiesen conjurado los elementos, el viento sur comenzó a soplar como enloquecido, arrasando todo a su paso… Cerró los ojos, sentía que todo el polvo milenario quería entrar en ellos. Al abrirlos se les llenaron de lágrimas, no sabía si por el viento o por su amigo. Lo buscó, pero no lo halló.
Lo llamó, y solo le respondió un eco que repetía como una letanía
Busca el sur
el sur
l sur
sur
ur
r…”

(Fragmentos del Libro “Y Extranjero tu fuiste en la tierra de Egipto”)y-estranjero-tu-fuiste-en-la-tierra-de-egipto2